Ignacio Ramonet aboga por recuperar la calidad en ‘La explosión del Periodismo’

Publicado: 26 de abril de 2013 de Cristina Domene en Cristina Domene, Prácticas Voluntarias
Etiquetas:, , , , , ,

Cristina Domene

PROVOL_05_CRISTINADOMENE

 

 

 

La explosión del Periodismo - Ignacio Ramonet

FICHA DEL LIBRO

  • Título: La explosión del periodismo.
  • Subtítulo: De los medios de masa a la masa de los medios.
  • Autor: Ignacio Ramonet
  • Editorial: Clave Intelectual, S.L. (Velázquez 5ºD, 28001. Madrid España)
  • Año de publicación: 2011
  • ISBN: 978-84-9047-0-8
  • Tema: Periodismo
  • Cinco palabras clave: Periodismo, Cuarto Poder, futuro de la Comunicación, mass media
  • Nº páginas: 155 (libro impreso)
  • Encuadernación: tapa blanda

 

 

 

CRÍTICA

Son los grandes medios de comunicación los que están matando el periodismo. Por un lado, se muestran incapaces de ofrecer un producto de calidad por el que el espectador esté dispuesto a pagar, y prefieren ofrecer noticias prefabricadas. El ‘copia y pega’, el tirar de agencia o recurrir a notas de prensa y creerlas a pies juntillas es la fórmula preponderante para unos medios cuya máxima es explotar a becarios y lanzar información rápida.
Sus preocupaciones giran en torno a la forma de obtener ingresos rápidos a coste cero, descuidando la calidad de la información y a los lectores, que han roto su relación de fidelidad con los medios y ahora vagan de uno a otro tratando de encontrar “la verdad”.

“Lo malo de esta edad de oro de la comunicación es que no hay manera de saber lo que pasa”. –El Roto (Dibujante).

Ignacio Ramonet

Ignacio Ramonet, periodista, escritor y politólogo.

Uno de los puntos críticos que trata Ignacio Ramonet en “La explosión del Periodismo” es el hecho de que los medios de comunicación ya no tratan de ejercer de contrapoder que aporte una visión crítica y contribuya a formar una opinión pública. Dar este servicio a la ciudadanía ya no es su prioridad, si lo es por el contrario, satisfacer a intereses políticos. El periódico se está convirtiendo en un poder político más, según apunta el autor, que habla de la necesidad de un “quinto poder”, que denuncie el abuso de poder de algunos grupos mediáticos.

El broche de oro a esta situación lo pone la dependencia casi total a las ayudas públicas y la publicidad. Existe una malsana dependencia de la prensa ante el Estado y las ayudas públicas, ante la publicidad y crece el peloteo entre políticos y periodistas, que cada vez más intercambian favores.
Pero no es extrañar que la calidad de la información esté cayendo en picado: “Hay que ‘producir’ tanto o más con menos personal, y hacerlo todo al mismo tiempo” denuncia el sindicato de periodistas francés (Syndicat général des journalites FO) ante una situación que pone en tela de juicio el papel de los periodistas como informadores cualificados. Prueba de ello es que, cada vez más, los medios dejan de realizar reportajes o periodismo de investigación porque son costosos, sin darse cuenta de que son estos los que aportan valor añadido a la información. La información recorre la red, inunda a los usuarios, pero ¿la interpretación fiable dónde está? ¿Dónde están los periodistas para convertir ese amasijo en información útil para la población?

La defensa tradicional se argumenta en torno a que el periodista profesional se toma el tiempo necesario para contrastar la información, corregirla y confirmarla. Pero nadie puede demostrar, a priori, que la comunidad de internautas no pueda contrastar, retocar y confirmar una noticia con el mismo rigor y seriedad, o más, que un periodista profesional, dada la democratización de la información actual. Menos aun sabiendo cómo están funcionando los medios a día de hoy.

“El ADN de la información ha cambiado, ahora hay que cambiar el ADN de los periodistas” – Benoît Raphael, editor del blog La Social News Room.

Una vez aceptado que el periodismo ha cambiado (a peor), ahora la pregunta es ¿Cómo resistir la ofensiva de este nuevo poder que de alguna manera traiciona a los ciudadanos y que se ha pasado con todas sus poderosas armas a la persuasión del lado del “opresor”? Parece irrisorio hoy en día hablar de los medios de comunicación como el cuarto poder, el poder que se opone al resto. “Ya no actúan como medios de comunicación sino como auténticos partidos políticos”- advierte Ramonet. “No reivindican el derecho a la crítica, sino que se alzan como oposición ideológica. Dan prioridad a sus intereses particulares en detrimento del interés público: Confunden libertad de expresión y libertad de prensa”.

Pero el autor no se limita a desmontar el castillo de la información, sino que ofrece nuevas ideas para conformar unos nuevos cimientos, unos más sólidos y veraces donde haya menos información pero de más calidad.
Wikileaks se perfila como nuevo el “Robin Hood” de la información online. Se trata de un medio de comunicación, famoso por su difusión de documentos secretos, que no acepta ni publicidad ni ayudas públicas para garantizar Información libre e independiente. El periodismo sin ánimo de lucro (nonprofit news), que está financiado por mecenas y donativos de ciudadanos mediante crowdfunding, podría lograr esa independencia y calidad de la información.

El autor de esta obra deja a entrever algunos matices de lo que pudiera ser el periodismo del futuro. El grafeno ya empieza a sonar como el material de la nueva era del periodismo ya que, su componente principal es abundante y permite la total portabilidad de los diarios combinado con una actualización inmediata.
Otra tendencia que Ramonet refleja es la de que los mejores periodistas están migrando hacia el documental y que los medios de papel seguirán existiendo, pero no como los conocemos, más encaminados a opinión y reportajes. Lo más probable es que la prensa escrita no desaparezca sino que evolucione hacia modelos de periodismo independiente y con materiales muy trabajados. Prueba de ello es el nacimiento de medios como La Marea. La inmediatez quedará para el online.

Este panorama, sumado a otras buenas iniciativas surgidas en internet, como el periodismo sin ánimo de lucro, Wikileaks, los blogs personales y medios innovadores, están haciendo que el periodismo tradicional se agote sin que sus directivos hagan nada por evitarlo. Están tan pendientes de los ingresos que no se dan cuenta de que la importancia de sus periódicos reside en el contenido, un contenido libre y de calidad. Hasta que los directivos de las grandes empresas de comunicación no se den cuenta, están evocados al fracaso.

comentarios
  1. […] Ignacio Ramonet aboga por recuperar la calidad en ‘La explosión del Periodismo’ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s