La tradición de la honestidad

Publicado: 23 de marzo de 2013 de Llanos de la Rosa en Llanos de la Rosa, Práctica 8, Prácticas individuales
Etiquetas:, , , , ,

Llanos de la Rosa

 

 

 

 

 

 

PR08_GLASS_130213_LLANOS DE LA ROSA

Fue el diario El Mundo quien desató el fenómeno Bárcenas y El País quien publicó sus papeles . Dos periódicos que siempre han tenido mayor prestigio en su versión impresa que digital, más desde errores como la publicación de una falsa imagen de un supuesto Hugo Chávez moribundo (que fue retirada en papel, pero fue vista por miles de internautas). Aunque estas investigaciones comenzaron a desarrollarse en la web, fueron las tiradas en papel las que aumentaron sus ventas.

Nuestra sociedad todavía otorga mayor credibilidad a aquello que puede tocar (aunque sea a través del papel). Sin embargo, no debemos olvidar que se corren los mismos riesgos tanto en papel como en internet y que no se debe dar mayor credibilidad a uno respecto al otro, solo por el formato. La revista forbes.com demostró que una revista en versión digital también puede llevar a cabo investigaciones.  Así, su redactor Adam Penenberg, al tratar de verificar una noticia de Stephen Glass publicada en The New Republic , sobre un congreso del que él no tenía constancia,  comprueba cuán sencillo resulta inventar una noticia. Al tratar de localizar a las fuentes que Stephen Glass utiliza en su artículo, comprueba que resulta imposible, porque ninguna de ellas existe. Ni siquiera la “famosa” compañía protagonista del texto (Jukt Micronics). De esta manera, el propio director de TNR (Charles Lane), descubre que el joven y prometedor redactor Stephen Glass había inventado hasta lugares donde había tenido lugar la suspuesta noticia. Al tirar del hilo, se destapa que 27 de los 41 artículos publicados por este redactor.

Stephen Glass

Stephen Glass

De estos casos, se pueden extraer las siguientes conclusiones.
1. Existe una línea muy delgada entre el periodismo literario y la ficción literaria. En el caso Glass, el redactor comenzó añadiendo pequeños datos que enriquecieran sus relatos. En la película, el personaje que le representa, asegura que se fija en las personas de a pie, en sus detalles. Él cree que con esas historias también se pueden ganar presitigiosos galardones como el Pulitzer. Es cierto que de la vida cotidianta también se pueden obtener grandes historias, solo hay que saber mirar. Sin embargo, nunca hay que perder la dosis de objetividad con que se supone que los periodistas miran el mundo. Aunque la vida esté cargada de literatura, y el periodismo de una forma u otra también, no se puede llevar al terreno de lo ficticio aquello que vemos. El Stephen Glass que aparece reflejado en “El precio de la verdad”, es alguien que ya no sabe distinguir entre aquello que es verdad y lo que su imaginación produce. Hasta él mismo se cree sus mentiras. Y un periodista nunca debe inventar. Debe limitarse a contar aquello que otros hacen.

 
2. En base a esto, parece muy fácil que cualquier redactor pueda inventar aquello que publica. No se trata de volvernos desconfiados frente a aquello que nos cuentan, pero sí a pensar que todo el mundo puede equivocarse. O hacerlo, incluso, intencionadamente. Solo la forma en que sea tratada una información, ya puede suponer no contar lo que de verdad pasó, o contar una versión tergiversada o adaptada a conveniencia (algo a lo que nos tienen acostumbrados en diarios como La Razón o La Gaceta).

 
3. Todo ello conduce a la necesidad de la autocontrol en los medios. En la película, se cuenta un proceso de corrección por el que el texto pasa por muchos pares de manos antes de ser publicada. Sin embargo, con lo sucedido se demuestra que los filtros no siempre son eficaces.

Es preciso, que alguien ajeno a quien escribe compruebe que las fuentes utilizadas realmente existen. que lo que se dice ha sucedido y que, en caso necesario, se puedan aportar pruebas de ello. Hoy día, resulta complicado imaginar una gran noticia sin vídeos, hipertexto, documentos y multimedia que la acompañen y verifiquen.

4. Cuando los filtros del propio medio fallan, son el resto de medios los que deberían actuar. Sucede como con los partidos políticos. La oposición está ahí para controlar al partido en el poder. Algo parecido debería suceder entre los medios. En el caso expuesto, es la actuación de un redactor de la competencia la que sirve para destapar la mentira. No consiste en ser perros guardianes. Pero algo que se enseña en las facultades de Periodismo es que para ser buen comunicador hay que leer, escuchar y ver mucho de diferentes medios. Un ejercicio que no solo sirve para mantenerse informado, sino también para detectar posibles errores o datos contradictorios.

5. La vida no es aburrida, para bien o para mal. Lo que implica que no es necesario inventar nada para que las noticias resulten atractivas. El gran error de Stephen Glass fue pensar que necesitaba de la ficción para contar historias de la gente de su alrededor. Si hubiera sabido mirar mejor, hubiera comprobado que no era preciso. Más cerca de lo que creemos, hay historias importantes y necesarias esperando ser contadas. Y nunca debemos pretender con ellas aspirar al Pulitzer, sino hacer bien nuestro trabajo: el de informar.

Tal y como se ha citado antes, se asocia el rigor, la verificación y el buen periodismo a la prensa en papel. Aunque no siempre sea así. El riesgo es el mismo en ambos medios, impreso y online, a pesar de que al segundo se le exija más por la desconfianza que todavía genera.
El caso Glass no es el único en que se cae esta teoría. También fue sonado, e incluso más grave, el caso Blair, periodista de Times, que escribía crónicas y noticias desde diferentes ciudades, cuando en realidad no se movía de su casa en Nueva York.
Ningún periódico, por prestigioso que parezca, está a salvo. No existen medios más veraces que otros. Esto dependerá del equipo que lo forme, sin importar para qué soporte esté preparado. Lo importante es la honestidad profesional de cada uno de ellos, una tradición que perdura en todos los formatos.

comentarios
  1. esterpomares dice:

    Me ha gustado mucho De la Rosa, buen trabajo🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s